Una gastronomía única

Una de las frases más conocidas cuando alguien intenta hablar de dietas de calidad, es la de la “variedad de colores”. Muy a menudo se dice que una gran variedad de colores en los productos con los cuales se cocinan las dietas que comemos a diario, es la base para tener claro que estamos comiendo de una forma saludable.

Sin duda, la base de la comida tradicional conquense (morteruelo, ajo arriero, pisto, mojete, zarajos, alajú, etc…), posee una de estas grandes y bonitas variedades de colores, que traen a nuestra mesa los mejores productos de la tierra, transformados en obras de arte de la gastronomía local.

La base de la cocina tradicional conquense dispone de una variedad tal de colores en sus artículos, que garantiza de forma plena la calidad de los productos finales, en un equilibrio perfecto entre sabor y salud.

Productos frescos de calidad, sacados de las huertas locales, transformados por manos expertas, por manos curtidas en mil batallas de fogones, configuran los productos conquenses como un referente no solo dentro de la gastronomía local, sino como un referente de salud dentro de la cocina nacional.

colores