Patrimonio de la Humanidad

 

cuenca rascacielos

Pasear por Cuenca es hacerlo por una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

La urbe se configura como un enclave único y diferente que sin duda no deja indiferente a nadie.

Pasear por sus calles, perderse por sus barrios y disfrutar del arte, la cultura o la gastronomía, son placeres que Cuenca ofrece al visitante.

¿Te lo vas a perder?